Nicolás Monckeberg y las reformas a su medida




El Ministerio del Trabajo impulsa por estos tiempos una reforma al Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE) que según sus defensores contribuirá a la modernización de los sistemas de capacitación. Sin embargo, la realidad indica que este responde a intereses personales más que a políticas públicas.


Se trata del proyecto de transformaciones impulsadas por el titular de esa cartera, Nicolás Monckeberg, que según denuncias es una ley hecha a la medida de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), con el único objetivo de favorecer a los gremios más poderosos del país.


En ese sentido, Monckerberg enfrenta una polémica por su exasesor, Bernardo Ramírez, exgerente de una de las corporaciones miembro de Organismos Técnicos Intermedios de Capacitación de la CChC, quien se incorporó como asesor de la cartera de Gobierno para elaborar la Reforma al SENCE.


Una vez terminado el proyecto Ramírez volvió a la CChC, el principal organismo intermediario que capitaliza las millonarias franquicias del Servicio Nacional de Capacitación. Se le acusa de elaborar para Monckerberg una legislación hecha a la medida del gremio más poderoso del país, aunque el discurso público del ministro es que los cambios al SENCE actúan en beneficio de las Pequeñas y Medianas Empresas.


Según expertos en el tema, la Corporación de Capacitación de la Cámara Chilena de la Construcción califica como la gran beneficiada con esta medida propuesta por el Gobierno actual.


A pesar de su manera de abordar los proyectos de Ley, el ministro Nicolás Monckerberg tendría el único requisito necesario para mantenerse en su puesto: la confianza del Presidente Sebastián Piñera.


Hace algunos años, Monckerberg, dejó de ser la promesa de la renovación de la centroderecha de la década del 2000. El diputado más joven del Congreso, nombrado como uno de los cien líderes del país, partió siendo una máquina electoral, después que en 2010 rompiera el doblaje de la Concertación y lograra ser electo para la Cámara de Diputados por Cerro Navia, Lo Prado y Quinta Normal. Un triunfo que lo catapultó como uno de los hombres claves de la derecha.




Estuvo casi veinte años en el Congreso, lugar en que invirtió una buena parte de su tiempo en la comisión de Trabajo, por eso a nadie le extrañó que el presidente Piñera lo dejara a cargo del ministerio del área en su segundo mandato. En Palacio recalcan que tiene “línea directa” con el mandatario, tanto así que muchas veces se ha saltado la intermediación del ministro secretario general de la presidencia Gonzalo Blumel y del jefe del segundo piso, Cristian Larroulet.


A pesar de que en La Moneda calificaron con buena nota su primer año como ministro, al interior del oficialismo reconocen que no destacó, ni para bien, ni para mal, sino que estuvo parejito. Este sitial de poca figuración pública apenas pudo ser roto por el conflicto que mantuvo con los trabajadores eventuales del Puerto de Valparaíso. De proyectos no se vio mucho, ya que las reformas al sistema de pensiones y flexibilización laboral fueron pateadas una y otra vez por el Ejecutivo para su tramitación.


Según testimonios de excolaboradores, se puede apreciar su forma de trabajar motivada por la agenda propia en diferentes proyectos de ley. Además su constante búsqueda por destacar lo habría llevado a impulsar iniciativas unilaterales, carentes de sustento técnico.


Uno de esos proyectos fue la Ley de Obras o Faenas que no estaba dentro del programa del mandatario actual y que sacó adelante solamente porque fue una moción parlamentaria que contaba con su rúbrica de la etapa en que fue diputado. Se convirtió también en un dolor de cabeza el proyecto de indemnización por años de servicio, una iniciativa que según un exasesor de la época, Monckerberg la impulsó sólo porque una vez se lo dijo a una periodista en una entrevista y no se atrevió a decir que era un error y en su intento personal, embarcó a todo el Gobierno.


De acuerdo con un excolaborador cercano a Monckerberg, consultado por el El mostrador, esta manera de abordar los temas que más afectan a los trabajadores está comandada por su afán de captar la atención de la prensa y la opinión pública.


Asimismo destaca que sus reacciones son de desesperación cuando ve mermado su protagonismo y que suele presentar proyectos sin participación y se maneja en ellos con secretismo.



Tomado de El mostrador

La FEDASAP nace en diciembre del año 2009, las asociaciones que la conforman son las siguientes: AFUSEREMI RM, APRAING Y CB, APROSS,  AFUSEREMI DE LOS

LAGOS, AGRIFASAN, AASSRA ANTOFAGASTA, APROTES, AFUSAVV  y ISP.

NUESTRAS ASOCIACIONES

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now