Isapres y Clínicas negocian contratos

Mientras en el Congreso aún no se avanza en la tramitación de la reforma a las isapres, el Ministerio de Salud y la superintendencia del ramo impulsaron una circular administrativa que instruye a las aseguradoras a terminar con la discriminación por género.



Esta política pública comenzará a ser efectiva a partir de abril próximo para los nuevos afiliados y para los que a partir de esa fecha cumplan un año de antigüedad en alguna aseguradora de salud y quieran cambiarse de plan bajo las nuevas reglas, donde destaca que los hombres tendrán que pagar más y las mujeres menos respecto a lo que desembolsan actualmente, quedando ambos sexos equiparados en sus tarifas.


El gran problema para las aseguradoras, según lo indica el diario La Tercera, es que, incluso sin que se hayan implementado estos cambios regulatorios, están arrastrando hace años un incremento sostenido en la judicialización de las alzas de precios de los planes que le aplican a sus afiliados, lo que ha afectado sus utilidades. Esto por el alza unilateral en los planes de salud.

Según la Superintendencia de Salud, entre 2010 y 2018 se han generado más de $107 mil millones en costas judiciales que las isapres tienen que pagar a los usuarios que llevan a los tribunales el aumento de valor de los planes. Las aseguradoras privadas justifican que estos incrementos se deben al creciente costo de la salud, donde año a año se gasta más por afiliado.

Lo que no consideran las isapres es la enorme cantidad de usuarios que paga mensualmente sus cotizaciones de salud, sin ni siquiera hacer uso de éstas.


Además, concretar el fin de la discriminación por género no será gratis. Parte de esta nueva política la pagarán los hombres, pero también las isapres.


De hecho, el Minsal estimó que a las aseguradoras les costará alrededor de $30 mil millones anuales, es decir, casi la mitad de las utilidades que obtuvieron como sistema en 2018.


Ante este estrecho panorama, las isapres saben que no pueden hacer solas el esfuerzo de bajar los costos. Es por ello que, en los últimos cinco meses y hasta abril próximo, han sostenido y seguirán manteniendo intensas negociaciones de los contratos o convenios que tienen con las principales clínicas y prestadores de salud del país, para que también estos actores ajusten los gastos de sus prestaciones.


La Asociación de Isapres de Chile, en tanto, indica que sus miembros “deben buscar mecanismos que les permitan ser más eficientes para implementar adecuadamente los cambios regulatorios, con foco en los afiliados”. Más directo es el gerente general de la isapre Nueva Masvida, Luis Romero, quien explica que “los cambios en las condiciones de las isapres significarán modificaciones también en la forma que tienen de relacionarse con las clínicas. “Todos deberían preocuparse de mantener un costo constante y que el gasto no signifique un alza tremenda para la industria de isapres”, plantea en entrevista en el citado medio.


En tanto, desde el gremio Clínicas de Chile, afirman que “siempre nos encontramos dispuestos a buscar las mejores soluciones en beneficio de nuestros pacientes, para lo cual hacemos permanentes esfuerzos en materia de contención de costos”.


El costo diario total de una isapre, según coinciden fuentes de la industria, es de alrededor de $2.500 millones. Es por eso que un ejecutivo de una aseguradora de salud subraya la idea de “tener mejores negociaciones con nuestros prestadores, para contener los costos. La idea es pasar de ser una caja pagadora, a ser un comprador inteligente, donde los prestadores le den la mejor atención costo-efectiva a los pacientes, de manera que sea la mejor opción tanto para las clínicas como para las isapres”.


Por todo lo anterior, algunas aseguradoras están trabajando en poder incorporar dentro de las negociaciones con las clínicas ciertos indicadores de salud que les permitan asegurar “una salud más efectiva, oportuna, sin más ni menos, en base a guías médicas internacionales”, expresa un negociador de estos convenios, quien añade que tales procedimientos estandarizados se están introduciendo para cada tipo de diagnóstico, tratamiento y paciente.


Al menos desde el gremio de las clínicas parecen estar llanos hacia el camino de negociar nuevas condiciones con los médicos y reconocen que “como prestadores consideramos que el mundo de los médicos es un pilar muy relevante en el sistema de salud, por ello es fundamental que su visión sea incorporada”.


Fuente: La Tercera

La FEDASAP nace en diciembre del año 2009, las asociaciones que la conforman son las siguientes: AFUSEREMI RM, APRAING Y CB, APROSS,  AFUSEREMI DE LOS

LAGOS, AGRIFASAN, AASSRA ANTOFAGASTA, APROTES, AFUSAVV  y ISP.

NUESTRAS ASOCIACIONES

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now